Composición de las Hierbas Suecas

La receta del Amargo Sueco fue descubierta entre los escritos del célebre médico sueco y rector de la Facultad de Medicina Dr. Samst, que vivió en el siglo XVIII. Luego fue la botánica Maria Treben cuando, en el proceso de cura de una enfermedad una enfermera le proporcionó un a botella de un líquido oscuro de olor fuerte que hacía llamarse Hierbas Suecas y junto con él una Copia del Antiguo Manuscrito donde se señalaban todas sus virtudes.

Maria Treben se curó y dedicó su vida a las plantas medicinales. Su libro más conocido, "Salud de la Botica del Señor" da a conocer las plantas y su experiencia con ellas así como una buena parte lo dedica a las Hierbas Suecas.

Es por tanto que la composición varía en tanto cambiamos de laboratorio de elaboración aunque todos ellos se basen en los mismos manuscritos. Cada uno interpreta la receta y adapta a los tiempos y plantas de hoy, ya que antiguamente se utilizaban opio o veneno de serpientes en las fórmulas del amargo sueco.

Los ingredientes principalmente amargos están contenidos en todos los productos que pueden encontrar en esta página (ajenjo, cedoaria, angélica...) pero en algunos de ellos se incluyen hasta extractos de 59 plantas con el mismo propósito de depurar el organismo y ser un remedio para el bienestar general.

La fórmula de Hierbas Suecas que propone Maria Treben se compone de 11 plantas:

  • Aloe (en vez de aloe se puede tomar ajenjo en polvo): el aloe es un inmejorable protector de la piel además de aportar energía y vitalidad. El ajenjo por su parte es una planta aperitiva, estomacal, estimulante, tónica y digestiva, pero también resulta muy eficaz para tratar los problemas del sistema urinario.

  • Mirra: la mirra es carminativa, antimicrobiana, expectorante y tónica. Resulta muy antioxidante y estimuladora del sistema inmunitario

  • Azafrán: el azafrán es calmante de la tos y alivia el catarro.

  • Hojas de sen: el sen es depurativo, desintoxicante, laxante, mejora el tono muscular de las vías urinarias

  • Alcanfor (sólo si es alcanfor natural y únicamente el chino): el alcanfor es antiséptico, mejora la circulación, facilita la digestión, mejora el hinchazón abdominal, alivia dolores articulares, desinflama los músculos y es expectorante.

  • Raíz de ruibarbo: de la familia de las espinacas. La raíz del ruibarbo es refrigerante para el intestino, pero además trata las mucosas y es ligeramente laxante y desparasitario

  • Raíz de cedoaria: procede de la familia de la cúrcuma y el jengibre. La cedoaria es antimicrobiana, antioxidante, analgésica, y antiinflamatoria.

  • Maná: el maná es antiinflamatoria, antioxidante y aporta vitalidad.

  • Teriaca Veneciana: la teriaca veneciana realmente es una tintura elaborada con "Verónica officinalis" y antiguamente se utilizaba como antídoto. Esta planta es digestiva, astrigente, antiinflamatoria y antialérgica además de sedante, antimicrobiana y antiulcerosa.

  • Raíces de Carlina: de la familia de las alcachofas. La carlina es antibiótica, tónica, diurética, antirreumática, y digestiva.

  • Raíces de Angélica: conocida también como la hierba de los ángeles. La angélica es carminativa, digestiva, tonificante, eficaz ayuda en la circulación, además de mejorar el sistema nervioso e incluso ser antipirética.

Prueba las Hierbas Suecas de Maria Treben

Destacados Hierbas Suecas

Ir arriba